MINUTO
EMPRESARIAL

25

jun

Crisis en la Agricultura

Por: Lcda. Gabriela Alvarado Sanz Ganaderos Alvarado

Actualmente el sector de la agricultura vive duros momentos de incertidumbre.  No tan solo sufrimos el impacto catastrófico de dos huracanes del que aún nos queda un largo camino por recuperar; sino que según propone el nuevo código de incentivos, la agricultura pasaría a formar uno más en el “Caldero del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC). 

El Proyecto de Ley 1013 propone una serie de cambios, que de ser aprobados se traducirían en el aniquilamiento total de nuestra agricultura. Los cambios más devastadores de este Proyecto son: que los programas de incentivos agrícolas pasarían a ser evaluados por el DDECrecorte en el presupuesto de subsidio salarial de 33 millones a 15 millones y para poder clasificar como agricultor bonafideun 80% o más del ingreso bruto tendrá que provenir de la actividad agrícola, cuando actualmente es un 50%.

El Dpto. de Agricultura es el único apto para evaluar y medir los diferentes incentivos y subsidios agrícolasDurante dos ocasiones, nuestra empresa dedicada a la fase agroindustrial de res sometió propuestas al DDEC sobre creación de empleos y nunca recibimos contestación

Ha quedado claro que el DDEC no tiene la intención y mucho menos el expertise para apoyar la agricultura de nuestro País. La excusa para lograr esta inserción en el DDEC es el inexistente retorno de inversión y la necesidad de medir constantemente estos incentivos. Como nota al calce, la industria ganadera durante el año fiscal 2014-2015 recibió en incentivos un importe de $153,811.85 dólares, y durante este mismo año produjo un total de $31,502,000.00 dólaresEs importante puntualizar que el renglón de la agroindustria se mide como manufactura y no como agricultura, por lo que no está representado en la última cantidad antes dicha.

Brindemos más herramientas de medición al Dpto. de Agriculturay que sean solo ellos quienes evalúen si vale la pena o no invertir en lo que debería ser el pilar de nuestro País.Es imperativo que ahora más que nunca todas las industrias de la agricultura se unan y hablemos en una sola VOZ.

NOTA: Esta y las demás columnas de esta sección fueron publicadas primero en Minuto Empresarial de la sección de negocios de El Nuevo Día todos los lunes.

Otros minutos empresariales